sexta-feira, 11 de janeiro de 2008

Como anillo al dedo…

Lucho, Rocco y Pascual, vinieron al mundo uno después del otro y desde que nacieron una característica los hizo ser especiales: uno lloraba mucho, el otro poco y al tercero todo le daba igual… El tiempo los mantuvo juntos, pues a Lucho la vida le dio mucho, a Rocco poco y a Pascual, no le había ido ni bien ni mal. Ninguno disfrutó de su existencia; uno abrumado por el exceso, el otro insatisfecho por las carencias y el tercero por la indiferencia. Finalmente, así como vinieron, ellos se fueron yendo, pero sufriendo mucho, poco o de un impreciso mal.
Virginia Bákula

Sem comentários:

Enviar um comentário

Deixe o seu comentário. Tentarei responder a todos. Obrigado